Blog oficial – Les presentamos a los Climate: Parte 4

SeasonsIcon

Los Sims 4: Y las cuatro estaciones

 Fuente: Blog oficial

Este nuevo capítulo de los Climate lo encontrarán en Los Sims 4 Y Las Cuatro Estaciones Pack de Expansión*, disponible para PC y Mac.

No se pierdan la primera parte, la segunda parte y la tercera parte de los Climate.

Summer saltó del trampolín para refrescarse en la fría alberca del patio de su casa. En cuanto se zambulló en el agua, el mundo parecía estar en silencio y ella disfrutó ese momento de paz.

¡La vida de adolescente es tan dura! Sus padres no la dejaban tranquila. “¿Qué tal las calificaciones?”, le preguntaban. “Si no estudias, no tendrás una buena carrera”, decían. “No me gusta que salgas con Billy”, le insistía el padre. “¿Cómo está Amanda? Siguen siendo amigas, ¿verdad?”, le preguntaba la madre. ¡Es que no paran! En esta casa una no puede estar tranquila.

Y ese hermanito… Ufff. Summer salió a la superficie para tomar aire. Se frotó los ojos para quitarse el cloro y volvió a la cruda realidad. Su padre estaba intentando encantar a las abejas de su colmena, aunque por las marcas en su piel parecía que no lo estaba logrando.

“¡Ay, ay, ay, ay!”, gritó Arthur. “¡Compórtense, chicas!”

“¡Canta y no llores!”, respondió Summer.

“¡Oye! No te burles de mí.”

“Yo solo estaba cantando”, le dijo Summer.

Su padre se puso a buscar su traje de apicultor mientras su querido enjambre lo rodeaba por todas partes y lo ponía nervioso. ¿Por qué no han logrado polinizar el jardín?

En el otro lado del patio, la madre de Summer, Janine, salpicaba a Nicolas en el chapoteadero. El pequeño no era lo suficientemente grande como para nadar en la alberca, lo que le parecía muy bien a Summer. Porque así ella podía hacer sus sesiones de natación sin que ese chamaquito la molestara.

En serio que sus padres eran muy injustos. Cuando ella era pequeña, siempre la regañaban por no limpiar su cuarto. Por no hacer las tareas de la casa. Por sus calificaciones. Pero a Nicolas no. El bebé se libraba de todo. ¡Y era de lo peorcito!

Su padre regresó al patio muy bien equipado con su traje de apicultor. La verdad es que se veía muy ridículo. Summer hizo una mueca que le salió del alma.

“¡Santas abejas polinizadoras, este traje está padrísimo!”, dijo su padre.

“¡Te ves ridículo!”, le soltó Summer.

“¡Vamos, Summer!”, le replicó Arthur. “Antes eras divertida. Y me ayudabas con las abejas”.

“Paso…”, le respondió.

Summer se metió a la casa enojada, dejando un rastro de agua a su paso y se dejó caer en su cama. Cerró la puerta con fuerza y puso la música a todo volumen para ignorar a todos.

“¡Summer! ¡Baja a cenar!”

Su madre parecía más amable de lo normal, pero a ella no la engañaban.

“Nah”.

“En serio, Summer. Te preparamos tu comida favorita”.

Ugh, su padre también. Es una conspiración. Siempre es lo mismo.

“Suuuummer, te estamos esperaaaando”.

Sus padres callaron a su hermanito. ¿Qué dijo Nicolas? La curiosidad fue más fuerte que su enojo de adolescente, así que se cambió el traje de baño y bajó dando pisotones.

“¡Sorpresa!”

El ruido era ensordecedor, y no tanto por el volumen, sino por el shock de ver a todo su círculo social más cercano en su sala con los trajes de baño puestos.

“Feliz cumpleaños, amor”, le dijo su padre con una sonrisa. “Te preparé un pastel de miel para que festejes con tus amigos”.

“Pero, ¿cuándo?”, habían agarrado a Summer completamente desprevenida.

“Tu mamá nos llamó hace varias semanas”, le dijo su mejor amiga Judy. “Órale, vamos a nadar”.

Su padre encendió el estéreo y sonó su canción favorita. El calor del verano se fue disipando con la puesta de sol y un ejército de adolescentes se aventuró por la puerta trasera hacia la alberca.

Janine jaló a Summer de la manga antes de que se escapara con sus amigos.

“Sabemos que últimamente hemos estado más al pendiente de Nicolas. Nos necesita y, sinceramente, vemos que tú haces todo muy bien. Estamos muy orgullosos de ti”.

Summer abrazó muy fuerte a su madre.

“Nada mal, ¿eh?”, dijo su padre, con la espátula en una mano y las hamburguesas en la otra, listo para encender la parrilla.

“Esta vez, papá, puedo decir que has hecho algo muy chido”.

Summer sonríe y corre hacia sus amigos.

¡Gracias por unirse a nosotros y a la familia Climate! Chequen los foros de Los Sims 4, sígannos en Twitter e Instagram, dennos un Me gusta en Facebook y suscríbanse a nuestro canal de YouTube. Suscríbanse al boletín de noticias de Los Sims 4 para recibir por correo electrónico las actualizaciones, ofertas exclusivas y más (incluidas otras noticias, productos, eventos y promociones de EA) y consigan la guitarra Melodías Macabras gratis.

 

*Para jugar se requiere el juego de Los Sims 4 (se vende por separado) y todas las actualizaciones del juego. Consulten los requisitos mínimos del sistema para este Pack.

SeasonsIcon

Los Sims 4: Y las cuatro estaciones

 Fuente: Blog oficial

Este nuevo capítulo de los Climate lo encontrarán en Los Sims 4 Y Las Cuatro Estaciones Pack de Expansión*, disponible para PC y Mac.

No se pierdan la primera parte, la segunda parte y la tercera parte de los Climate.

Summer saltó del trampolín para refrescarse en la fría alberca del patio de su casa. En cuanto se zambulló en el agua, el mundo parecía estar en silencio y ella disfrutó ese momento de paz.

¡La vida de adolescente es tan dura! Sus padres no la dejaban tranquila. “¿Qué tal las calificaciones?”, le preguntaban. “Si no estudias, no tendrás una buena carrera”, decían. “No me gusta que salgas con Billy”, le insistía el padre. “¿Cómo está Amanda? Siguen siendo amigas, ¿verdad?”, le preguntaba la madre. ¡Es que no paran! En esta casa una no puede estar tranquila.

Y ese hermanito… Ufff. Summer salió a la superficie para tomar aire. Se frotó los ojos para quitarse el cloro y volvió a la cruda realidad. Su padre estaba intentando encantar a las abejas de su colmena, aunque por las marcas en su piel parecía que no lo estaba logrando.

“¡Ay, ay, ay, ay!”, gritó Arthur. “¡Compórtense, chicas!”

“¡Canta y no llores!”, respondió Summer.

“¡Oye! No te burles de mí.”

“Yo solo estaba cantando”, le dijo Summer.

Su padre se puso a buscar su traje de apicultor mientras su querido enjambre lo rodeaba por todas partes y lo ponía nervioso. ¿Por qué no han logrado polinizar el jardín?

En el otro lado del patio, la madre de Summer, Janine, salpicaba a Nicolas en el chapoteadero. El pequeño no era lo suficientemente grande como para nadar en la alberca, lo que le parecía muy bien a Summer. Porque así ella podía hacer sus sesiones de natación sin que ese chamaquito la molestara.

En serio que sus padres eran muy injustos. Cuando ella era pequeña, siempre la regañaban por no limpiar su cuarto. Por no hacer las tareas de la casa. Por sus calificaciones. Pero a Nicolas no. El bebé se libraba de todo. ¡Y era de lo peorcito!

Su padre regresó al patio muy bien equipado con su traje de apicultor. La verdad es que se veía muy ridículo. Summer hizo una mueca que le salió del alma.

“¡Santas abejas polinizadoras, este traje está padrísimo!”, dijo su padre.

“¡Te ves ridículo!”, le soltó Summer.

“¡Vamos, Summer!”, le replicó Arthur. “Antes eras divertida. Y me ayudabas con las abejas”.

“Paso…”, le respondió.

Summer se metió a la casa enojada, dejando un rastro de agua a su paso y se dejó caer en su cama. Cerró la puerta con fuerza y puso la música a todo volumen para ignorar a todos.

“¡Summer! ¡Baja a cenar!”

Su madre parecía más amable de lo normal, pero a ella no la engañaban.

“Nah”.

“En serio, Summer. Te preparamos tu comida favorita”.

Ugh, su padre también. Es una conspiración. Siempre es lo mismo.

“Suuuummer, te estamos esperaaaando”.

Sus padres callaron a su hermanito. ¿Qué dijo Nicolas? La curiosidad fue más fuerte que su enojo de adolescente, así que se cambió el traje de baño y bajó dando pisotones.

“¡Sorpresa!”

El ruido era ensordecedor, y no tanto por el volumen, sino por el shock de ver a todo su círculo social más cercano en su sala con los trajes de baño puestos.

“Feliz cumpleaños, amor”, le dijo su padre con una sonrisa. “Te preparé un pastel de miel para que festejes con tus amigos”.

“Pero, ¿cuándo?”, habían agarrado a Summer completamente desprevenida.

“Tu mamá nos llamó hace varias semanas”, le dijo su mejor amiga Judy. “Órale, vamos a nadar”.

Su padre encendió el estéreo y sonó su canción favorita. El calor del verano se fue disipando con la puesta de sol y un ejército de adolescentes se aventuró por la puerta trasera hacia la alberca.

Janine jaló a Summer de la manga antes de que se escapara con sus amigos.

“Sabemos que últimamente hemos estado más al pendiente de Nicolas. Nos necesita y, sinceramente, vemos que tú haces todo muy bien. Estamos muy orgullosos de ti”.

Summer abrazó muy fuerte a su madre.

“Nada mal, ¿eh?”, dijo su padre, con la espátula en una mano y las hamburguesas en la otra, listo para encender la parrilla.

“Esta vez, papá, puedo decir que has hecho algo muy chido”.

Summer sonríe y corre hacia sus amigos.

¡Gracias por unirse a nosotros y a la familia Climate! Chequen los foros de Los Sims 4, sígannos en Twitter e Instagram, dennos un Me gusta en Facebook y suscríbanse a nuestro canal de YouTube. Suscríbanse al boletín de noticias de Los Sims 4 para recibir por correo electrónico las actualizaciones, ofertas exclusivas y más (incluidas otras noticias, productos, eventos y promociones de EA) y consigan la guitarra Melodías Macabras gratis.

 

*Para jugar se requiere el juego de Los Sims 4 (se vende por separado) y todas las actualizaciones del juego. Consulten los requisitos mínimos del sistema para este Pack.